Las mudanzas de oficinas suelen ser más complejos que las mudanzas de casas habitación. En realidad, se deben tomar en cuenta algunos puntos de importancia que tienen que ver con los procesos de producción de la empresa, los inventarios y la toma de decisiones a la hora de considerar el material almacenado (equipos, archivo muerto, etc.) y su posible desecho.  

En todo caso, el proceso de organizar y planificar la mudanza debe ser mucho más escrupuloso a medida que se quiere evitar la pérdida de información, daño de equipos y productividad detenida más de lo necesario. 

Ciertamente, cada oficina tiene sus propias características que se deben considerar en el momento de organizar la mudanza. A continuación, te proponemos algunas recomendaciones para que no te pierdas en el proceso:



  • Tómate tu tiempo y haz la planeación de la mudanza con algunos meses de anticipación.

  • Toma nota de las medidas de las nuevas instalaciones.

  • Realiza un inventario detallado con los equipos, artículos y papelería indispensables, en cada área.

  • Protege el mobiliario con material diseñado para ello. Si es posible, contrata a un profesional para que lo haga.

  • Etiqueta las cajas con archivos y papelería importantes.

  • Cuida mucho el embalaje y transporte del equipo de cómputo. De ser posible, dale preferencia y asegúrate que llegue en primer lugar y en buen estado.